domingo, 22 de marzo de 2009

Te cuento un cuento... ¿real?

No entres dulcemente en esa buena noche. Revélate contra la muerte de la luz.
Dylan Thomas.
___________________________________________________

El ritual

Cuando me enviaron a estudiar la aldea de Biami en Nueva Guinea, sobre el ritual de la muerte... ritual que aún sigue existiendo, no esperé encontrarme con un caso real sucediendo en el mismo momento en el cual escribo... Watuva, su nombre nativo, se abandonó a la muerte por propia voluntad... y esta es su historia... En cuanto llegué a la aldea pude apreciar su gran hopitalidad ya que me recibieron con honores de "Jefe de Estado", según me pude enterar más tarde. Son alegres, inquietos, serán alrededor de unos mil quinientos, mil seisientos... ni ellos mismos saben bien, pero lo que pude observar es que hay muchos niños, lo que me dio a pensar que están en pleno crecimiento. Sus costumbres son tan primitvas que mantienen rituales inimaginables de suceder en el siglo XXI, como es que me trajo hasta aquí... el ritual de la muerte... el cual consiste en que si algún miembro de la aldea decide morir por propia voluntad, nadie interferirá. Es su libre decisión.
En los días sucesivos no quise aún comenzar con mi tarea, ya que primero me interesó impregnarme de sus olores, de su música. Investigar sus costumbres. Me dejaban hacer y me movía a mi antojo por todas partes, deteniéndome a observar por largo rato cualquier actividad que llamara mi atención.
Uno de esos días veo que, gran cantidad de ellos se desplazan en grupos hacia la capilla de la aldea, me llamó la atención que iban todos vestidos con túnicas blancas impolutas, ya que por esos caminos de tierra seca dada las altas temperaturas y las escasas lluvias, era casi imposible que no se levantara una gran polvareda... ensuciándolas. En el centro, rodeados por todos, iba una pareja que llevaba en brazos un niño, también de blanco. Un bautismo, pensé emocionado. Corrí a la casa que me habían asignado mientras estuviera con ellos, en busca de mi cámara de fotos.
Al entrar en la capilla sentí que el aroma que se impregnaba en mi piel era fuerte, de yuyos dulzones que entraban perforando mis sentidos en forma abrupta... pero agradable.
EL sacerdote, le diré así por ahora, hasta averiguar su investidura, hablaba en su lengua nativa, el dialecto Bedamuni, que por supuesto no entendía pero sí llegué a reconocer por su musicalidad característica, suave... sostenía con sus brazos en alto al niño, como ofreciéndolo a su Dios. Su madre sonreía y su padre... Vamini, se mantenía a su lado. Su mirada era de orgullo, en ese momento no sabía que el padre del niño era el hermano de Watuva a quién yo vine a ver. Luego de la ceremonia me comenzó a contar sobre el ritual...
En realidad, comenzó diciéndome que lo que había visto no era un bautizmo, sino que estaban ofreciendo a su hijo como un primer intento para alejar a Watuva de la locura que lo había invadido. Nadie sabía que fue lo que le pasó... creían que fue una desilución de amor, porque algo llegó a decir, antes de entrar en trance...
El segundo paso era que él su hermano de sangre y de iniciación, ritual donde se pintan íntegros de color lapizlásuli, le hablara para que recapacitara, pero llegaría tarde ya que, mientras hablábamos, alguien de la aldea llega corriendo y le dice algo al oído. Entonces Vamini se va con prisa sin decirme nada, y yo voy detrás de él. Cuando llegamos vemos a Watuva sobre un camastro de juncos... sin vida...Vamini, se arrodilla a su lado con lágrimas en los ojos y le dice bajito: "No entres dulcemente en esa buena noche. Revélate contra la muerte de la luz", pero ya era tarde... Watuva ya no lo escuchaba, había cumplido con su ritual...

24 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Interesante ritual, lo nuestro...

saludos fraternos

un abrazo

Akisuki dijo...

que feo ritual >_<

La sonrisa de Hiperión dijo...

La rebeldía de Dylan Thomas, siempre lo llevo a la desesperanza.
No me gusta por su pesimismo.


Saludos y buena semana

Lara dijo...

Pues me ha parecido una lectura muy interesante, siempre me ha llamado la atención el tema de rituales y tal ;)

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciada Mónica:
El tema de la muerte es el verdadero tabú entre nosotros, no el ritual que describes, pues pertenece al entorno de esa cultura en especial.
Muy interesante el post.
Un abrazo.

ElPoeta dijo...

Un hermoso relato. Sería bueno que aprendiéramos a aceptar la muerte con naturalidad, como un hecho de la vida. Un beso,
V.

Mucha de la Torre dijo...

Comparto con javier,
Me gusta el texto Besos desde el agua de mi kayak

Adrisol dijo...

muy interesante lo que cuentas!!
siempre es bueno aprender de otras culturas aunque parezcan descabelladas para nosotros.........
gracias por compartir.

un abrazo y buen domingo

tia elsa dijo...

Son otras culturas, aunque no comprendamos es muy interesante conocer y aceptar distintas realidades, besos tía Elsa.

cieloazzul dijo...

vaya!!
que interesante y superior manera de concluír la misión de vida...
besos amiga mia!!
y felicidades por este bloganiversario!!!
que vengan muchos más para compartir!!!
besosss!

GûeriTo dijo...

Siempre es bueno conocer las creencias y costumbres de otras personas.

Besos.

martha dijo...

Interesante ritual, que no comparto, pero interesante.

Besos para ti.

ma. luisa de carrasco Uruguay dijo...

Hola mónica, ¿cómo estás? Entramos en el otoño pero siguen haciendo días extraordinarios.

Te mando un beso desde carrasco. El cuento excelente, muy bien contado el ritual de una cultura que desconocemos.

Mónica dijo...

Hiperión, el acápite es de Dylan Thomas, el cuento es mío.

Bsss.

mario dijo...

Hola Mónica, felicitaciones muy buen cuento ¿es un cuento no?
Al leerlo, es como si estuviera en la aldea que describes magistralmente.

Un abrazo.

El Señor de Monte Grande dijo...

Hola despues de tanto tiempo, la muerte que tema, quizas ellos lo tomen como una etapa superadora, igual no me gusta este tipo de rituales, pero tambien debemos aceptar la muerte como un ciclo mas de la vida.

Un beso desde MG

Laura Virtual dijo...

La realidad es lo que pensamos que es...

Pilar Moreno Wallace dijo...

La historia del hombre está llena de rituales. No todos son condenables. Me impresionó el texto. No sé si será basado en algo real.

fgiucich dijo...

Un buen texto, para meditarlo. Abrazos.

patri dijo...

Quizá nos parezca un ritual extraño en nuestra cultura,pero quisiera sacra una reflexión acerca de la muerte.
Es parte de la vida y esta vida es propia de cada persona por lo que cada cual debería decidir sobre la suya y el resto,RESPETARLO.
Besos

Dragonfly dijo...

Wow... me encantó....

Besos ;)

El Bosque Olvidado dijo...

Que espeluznante, madame. Acongoja leerlo. Pero de que modo tan bonito cuenta usted incluso la muerte!

Un saludo

Diana de Méridor

febade dijo...

Hola Mónica
Me ha gustado el relato.
Sobre la muerte mi opinión es la siguiente: siempre he pensado que las personas tienen el derecho de morir cuando así lo crean necesario. Pienso que nadie, nadie, debe interferir en esa decisión.
Ojo!! el suicidio tiene muchos flecos y por lo tanto es un tema peliagudo, con esto sólo quiero decir que mi opinión sólo es general y no entra a discutir los múltiples casos de suicidio que existen hoy en día.
Un saludo

Susana Vera-Cruz dijo...

Este tipo de rituales son tìpicos de estos paìses.
Desde fuera , creer o no, ya dependerà de lo que se pueda sentir y ver en ese momento.
De verdad lo encuentro espeluznante.
Ciertamente parecen cuentos, pero para estos pueblos, no es asì, es algo muy sagrado.
Un besito amiga linda . Se te extraña por mis mundos.

Susana-Agualuna