sábado, 26 de diciembre de 2009

Cleopatra... una reina con muerte misteriosa...

Según he podido leer en diferentes lugares, el nombre de Cleopatra fue utilizado por varias reinas de Egipto, siendo la más conocida o a la que todos nos referimos con este nombre Cleopatra VII, cuyo verdadero nombre sería: Cleopatra Filopator Nea Thea.
Cleopatra VII pasó a la historia como la última reina del Antiguo Egipto y de la dinastía Lágida (o Ptolemaica). Luego los romanos se quedarían con este territorio.
Su historia...
Cleopatra nació en el año 69 adC, heredó el trono a los 17 años y murió en el año 30 adC con 39 años de edad, lamentablemente su cuerpo nunca fue encontrado, por lo tanto no podremos saber nunca, con certeza, cómo murió Cleopatra. Sin embargo, sí hay una teoría muy fuerte y es la siguiente:
Aparentemente, Cleopatra se suicidó al saber que Octavio, el emperador romano ahora soberano de la “provincia romana de Egipto”, iba a exhibirla públicamente en Roma para mostrarle a su gente la victoria que habían logrado y de este modo humillarla fuertemente. Entonces, antes de ser esclava, ella decidió acabar con su vida.

La otra versión que tiene cierta fuerza y aceptación es que la razón de su decisión final radicó en el propio suicidio de su esposo Marco Antonio, quien con su propia espada se quitó la vida al creer una falsa noticia de la muerte de ella.
Se dice, nuevamente hay que aclarar que no hay una respuesta final sobre esto, que Charmión e Iras, sus criadas, le llevaron una cesta llena de frutas con una aspid egipcia escondida adentro, que terminó matándola.
Se ha escrito interminablemente sobre ella, se han producido muchas películas y no hay duda alguna, Cleopatra marcó una época, nos hizo conocer y soñar con un mundo lejano e inaccesible de lujo y poder ilimitados. Trascendió la historia desde un tiempo milenario, llegó a nuestros dias, hasta el s.XXI, aún vive, la conocen tanto un anciano de noventa años... como una adolescente de 15. Para muchos es el ejemplo de la belleza de mujer pero, para todos... aún para sus detractores y creo no equivocarme... Cleopatra fue única.

Info: google.com

18 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Cleopatra fue única como lo sos vos
Nos vemos en el 2010
besos

Anónimo dijo...

¡felicies fiestas!

martha dijo...

Mónica que tengas unas felices fiestas y que tus sueños se cumplan!! Eso es lo que nos abre el camino a la felicidad ¿no?

Te deseo un buen 2010! Besos

Aire dijo...

Tienes razón jamás se sabrá bien el final, pero no importa...,todas las generaciones la tendremos en la mente tanto por su história como por su belleza.

Un saludo.

Antonio uruguayo viviendo en Brasil dijo...

hola mi uruguaya divina!!!!! felices fiestas!!! sabías que estuve en uruguay con mi familia? ahora ya me volví y ellos vienen para acá a fin de año!

Muchas felicidades para el 2010!! A mediados de año que viene vuelvo y te voy a avisar para conocernos!

Un abrazo bien grande y fuerte y de media hora por lo menos... quizas toda la noche, quién lo sabe.
Felicindades divina!

Poetiza dijo...

Monica, se a dicho mucho de Cleopatra y cada vez la admiro mas. Paso a desearte un Feliz Año Nuevo amiga. Que llegue cargado de realizaciones y amor para ti. Besos, cuidate mucho.

Supermamá dijo...

Gracias Mònica por tu paso y tus palabras de aliento a mi nuevo proyecto de estudio.
Gracias también por seguir recordandome a pesar de mis largas ausencias.
Aprovecho el momento para desearte unas felices fiestas y que el 2010 traiga entre sus vientos, toda la bonanza que te mereces.

Un fuerte abrazo y siempre mi gratitud por tu amistad

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Cleopatra significó el fin del Antiguo Egipto. Su muerte determinó la era romana en Egipto. Me he leído varios libros sobre su vida y merece mucho la pena. Un abrazo.

Pilar Moreno Wallace dijo...

Un personaje muy interesante desde luego.

Felices fiestas y un año lleno de venturas.

Steki dijo...

Ahhh, qué personaje! Muy buen post.
Amiga, mi hijo se va a vivir a Montevideo en abril así que estaremos en contacto. Tal vez... quizás... alguna vez... nos encontremos! Jaja.
Beso de domingo para ti.

castellanomanchego dijo...

bonita historia. FELIZ NAVIDAD!

Camille Stein dijo...

un personaje histórico fascinante, único e inolvidable, en el que mito y realidad se seguirán entremezclando para agrandar su leyenda...

felices fiestas... y mis mejores deseos para ti y los tuyos en este año que se avecina, Mónica ;)

un beso grande

cheguevara dijo...

hey amica, tanto tiempo*
Cleopatra, a FULL. ÚNICA
abraccio forte per te
CHE

juan rafael dijo...

Sin olvidar sus baños de leche de burra.

Sol dijo...

Una mujer con ovarios como diriamos por aca!!!
Querida Monica, espero que tu Navidad haya sido llena de paz y serenidad, y que el año nuevo a puento ya de iniciarse, sea como tu quieras que sea... porque ese camino lo hacemos nosotros, depende de nosotros verdad???
Mil besos cielo, llenos de luz para ti!!!

RMC dijo...

Interesante texto sobre Cleopatra,

Para el nuevo año que está a punto de llegar, deseo que la ilusión y la paz te sigan llegando
y se cumplan tus deseos.

Feliz año 2010
un abrazo
RMC

Maria dijo...

Cleopatra además de toda la dinastía faraónica que hubo anterior a ella, ya que no sólamente deia y ella afirmaba desender d ela propia diosa Isis, lo que le dá más color la que se suicidara ella misma ante la impensable idea de ser expuesta como un trofeo ante el pueblo de Roma... (lo que rebajaría y acabaría con todo lo que ella construyó) una diosa, con aquel poder estratégico no iba a pasearse esclavizada de pies y manos como "tesoro" del traidor y ruín Octavio jeje, asi que yo rechazo la segunda opción. Pero para mí más fascinante aún, es la leyenda de Nefertari... ella incluso en comparación con Cleopatra, no dejó nunca en mal lugar ni a su pueblo ni a u esposo, además de que su historia quizás es más entreversada que la dichosa Cleopatra, pues era extranjera y recrea más misterio, Nefertari era una de las reinas más hermosas que ha tenido la dinastía por no elevarla como la más.

inteligencia espacial dijo...

Cleopatra era inteligente y tenía facilidad para aprender idiomas, según Plutarco, por lo que era usual que interviniera en discusiones diplomáticas. Era erudita en ciencias y se rodeaba de intelectuales.